lunes, 12 de noviembre de 2007

¡¿Por qué no te callas?!

¡Que elocuencia!
¡Que elegancia!
¡Que estilo! ¡Que garbo!
¡Bravo, bravo!
¡Bravísimo, su majestad!

Y es que esa pregunta es la que nos hacemos el 100% de los venezolanos pensantes cada vez que el "Mico-mandante" se encadena a hablar como un radio loco. Pero resulta que con su imponente (o más bien impotente) estampa de malandro de la peor calaña, apoyado por su séquito de jala-mecates (internacionalmente conocidos como lame-botas, adulantes, chupa-media, etc.) haciéndole creer que hace lo correcto, no intimida sino a aquellos con un IQ suficientemente pequeño como para pensar que el tristemente cómico Hugo Rafael es en alguna forma superior a ellos.

Pero resulta que este pueblo tan paciente y comedio, tan amigable, tan "pobreciteador" ya no se está comiendo los cuentos chinos del usurpador de Miraflores y lo está viendo ahora en su forma real, sin la careta de víctima que siempre lo ha caracterizado. Ahora el aspirante a reyezuelo cree que por vestirse con la ropa más cara del mundo, ponerse los relojes predilectos por la oligarquís (la de verdad), y permitir que hasta su madre parezca un arbolito de navidad mal adornado por la cantidad de prendas y el tamaño de las joyas que ostenta sin pudor alguno va a estar al mismo nivel que los descendientes de una monarquía que si bien es rancia, ha sabido manejar la situación para quedarse en un puesto más de vitrina que de poder.

Ahora como es de esperarse, alguien nacido del resentimiento y dedicado al odio, como lo es Hugo Rafael, no se preocuparía por aprender nada acerca de reglas de protocolo o de etiqueta; es hasta probable que no conozca de la existencia de algo como el manual de Carreño. Y es así como una y otra vez este patético comediante continuará poniendo a los venezolanos entre las risas y las burlas del mundo entero, comportándose de mala manera, rompiendo las reglas y acuerdos y dejándose ver como un niño malcriado en medio de una sala de reuniones ejecutivas.

Finalmente y citando al Rey de España, ahora famosísimo por sus elocuentes palabras, digo:

Hugito, ¡¿POR QUÉ NO TE CALLAS?! Si escucharas más y hablaras menos, tendrías la oportunidad de cambiar, pero lo único que sabes hacer es vociferar, y llegará (más temprano que tarde) el día en el cual alguien te calle de un "Caracazo" (o más bien un CARAJAZO).


~ Silvarion ~

jueves, 8 de noviembre de 2007

¡Jugando con fuego!

Bienvenid@s nuevamente a esta segunda etapa de mi blog.

En esta ocasión he debido escribir porque es más que obvio que el gobierno juega a la desestabilización.

Las agresiones hacia los estudiantes en todo el país van en aumento. Como quien prende una fogata moviendo la yesca, soplando la mecha y tratando de avivar la llama, los gobierneros apelan a la violencia y se escudan en la impunidad que le brindan las armas para encender el país. Sin embargo, creen que sus armas serán suficientes para amedrentar a estudiantes, trabajadores y demás partes de la sociedad civil que día a día son afectados por el crimen y la muerte que Chávez pregona.

Hay un monstruo dormido en la sociedad civil, hay ansias de libertad y sobretodo ganas de sobrevivir a esta hecatombe social que parece inevitable. Un dragón, nacido de la sangre libertaria de nuestros próceres duerme en cada uno de nosotros y poco a poco, con cada arremetida del gobierno, amenaza con levantarse para dejar todo aquello que se le oponga en cenizas.

Hoy más que nunca, ante la desfachatez, la insensatez y la desvergüenza de quienes ostentan cargos de poder, la dignidad y la valentía que representan los estudiantes están inspirando a más de uno en las calles, carreteras, pueblos y lugares rurales donde sin duda, cuando ésto acabe, serán vistos como nuevos héroes que lo arriesgaron todo por vivir en libertad.

Desde este punto virtual y desde la Universidad Central de Venezuela, donde estudio, le advierto al gobierno y a sus grupúsculos de facinerosos... Están jugando con fuego... ¡Y se van a quemar! Una vez despertada la bestia, sólo podrán correr ante el vuelo de los dragones que sin duda sembrará el pánico hasta en el más radical de ustedes, por que ocultan su propio miedo en la violencia para tratar de convencerse a sí mismos de estar haciendo las cosas bien.

Sigan provocándonos, sigan violentando nuestros espacios más íntimos y sagrados... ¡Y pronto verán por qué Venezuela es un país de LIBERTADORES!!!

Y en especial a tí, Pedro Carroña, te digo que no es necesario que finjas estar en total y completo agrado, pues en tu cadena de mentiras fue más que evidente que casi estallas en llanto como un niño pequeño... ¿Será que te das cuenta lo que se te avecina?

No importa cuántos fusiles de asalto, ametralladoras, tanquetas y armas tengan... Nosotros tenemos dos armas capaces de acabar con todas esas sin siquiera disparar una vez... La VERDAD y la RAZÓN.

Y aún más... Tenemos un aliado al que no pueden ni podrán vencer jamás... DIOS.

Y me despido recordándoles...

Si Dios está conmigo,
¿quién contra mí?


~ Silvarion ~
Se produjo un error en este gadget.