lunes, 3 de septiembre de 2012

El show debe continuar

Exactamente ese es el problema.  Para el actual mandamás de Venezuela el país, nuestros problemas y todo cuanto tiene que ver con los venezolanos es un show, es una especie de tragicomedia que no merece ser tomada en serio.

Diariamente mueren más venezolanos que los caídos en un mes en plena guerra.  Cada día más venezolanos se ven asfixiados por inflación, corrupción, inseguridad y mucho más, pero para HCF lo importante es que el show debe continuar.  ¡Que frase tan desafortunada! No puede haber algo más indolente que decirle a quien lo perdió todo, no sólo lo material, sino su familia entera algo como: el show debe continuar.  Y es que para HCF, todo es un show.

Y es que él y únicamente él puede ser el candidato para los pobres.  Y adivinen qué, se necesitan pobres para que haya un candidato exclusivo para ellos.  Sí, no es cosa de otro mundo, es simple lógica.  Si yo soy el candidato de los pobres y acabo con la pobreza, entonces para qué sirvo???  Es así como se explica que esta adolescente llamada Quinta República no sea otra cosa que una triste y desamparada niña, prostituida por los caníbales del régimen quienes no sólo se aprovechan de ella, sino que la desangran cada vez más.

Esta pálida Venezuela cuyas arterias están colapsando parece estar a punto de infarto.  Puentes caídos, refinerías en llamas, cárceles gobernadas por los reos, obras que nunca fueron más allá de su inicio. Promesas y más promesas que jamás fueron cumplidas.

Sí, el mico-mandante presidente (así, todo en minúsculas porque no se merece ni una sola letra capital), ese que se hace llamar el “corazón de mi patria” lo que hace es bombear podredumbre, inmundicia y pus a lo ancho y largo del territorio nacional. Ese que tanto amor dice tener y que tanta fanfarria le hace a la guerra.  Ese que ha sembrado odio hasta en el lugar más recóndito de mi Venezuela. Ese que ostenta todo el poder, Hugo Chávez Frías es el total responsable de cuanta desgracia se cierne hoy sobre nuestro país.  Él y sólo él con sus nombramientos a dedo.

Y digo algo más, este capítulo se está acabando, las páginas finales de esta historia se están escribiendo conforme pasan los días.  El show debe continuar según dijo el usurpador de Miraflores, y esa es una verdad del tamaño del mundo.  Porque lo único constante es el cambio. El show va a continuar después de este oscuro y dramático capítulo y de HCF no quedará ni el recuerdo en un par de años.  Cuando la crisis haya pasado, cuando no queden huellas rojas rojitas en ningún lado, cuando su inmunda presencia haya sido lavada por las aguas de la verdad, su recuerdo será como un mal sueño…  En unas horas no tendremos ni idea de quien fue o de lo que alguna vez quiso ser pero nunca fue.

La mala memoria de este pueblo, esa de la que se ha aprovechado para tratar de tergiversar la historia, esa misma le dará el más duro golpe que pueda haber imaginado jamás, el olvido total y completo de su persona. De su ser, de su historia.  En un par de años no existirá en la memoria de Venezuela. Será un par de páginas aburridas en algún libro de historia de Venezuela que la mayoría pasará rápidamente.  Porque la obra de estos 14 años ha sido total y absolutamente nula.

El 7-O viene la marea, pero no la roja rojita.  El 7-O la marea tricolor se alzará en mar de leva para arrasar cuanta porquería quede de este régimen personalista que sólo persigue cultivar el ego de quien ocupa, por muy poco tiempo más, la silla presidencial de este país.

Se produjo un error en este gadget.