martes, 29 de mayo de 2007

27 de Mayo de 2007 - ¿Fin de RCTV?

Hace menos de 48 horas comenzó la represión del régimen a cualquier opinión que no sea la suya propia. RCTV, la televisora con más trayectoria en Venezuela, 53 años de trabajo, risas, lágrimas y libertad de expresión fueron silenciados por el gobierno.

A pesar de todos los llamados, tanto nacionales como internacionales, el tirano que quiere aferrarse a la silla de Miraflores decidió CERRAR un canal con más historia que la democracia venezolana misma, y así se desencadenaron una serie de protestas de estudiantes universitarios, liceistas, ciudadanos de a pie y trabajadores que sin ser llamados y mucho menos obligados, se han volcado a las calles a ejercer sus derechos y levantar su voz en defensa de la libertad de expresión.

Más allá de "proteger" a la sociedad civil, la policía metropolitana se ha convertido en un órgano represivo dispuesto a levantar sus armas contra un pueblo que está luchando por su libertad. Los "violentos", como nos apodan los chavistas, armados con consignas, banderas, ideas, palabras y ganas de defender la libertad, hemos sido reprimidos abusivamente por estos tristes títeres que algunas veces parecen disfrutar hiriendo a sus propios hermanos.

Una vez más podemos ver cómo estos "violentos", empezando por esta dama de la religión son capaces de amedrentar y lesionar a los efectivos de seguridad quienes "desarmados" y sólo con escudos (valga la ironía) se ven indefensos ante la potencia y la violencia de estos jóvenes y estas ancianas quienes por supuesto son capaces de atravesar estas barricadas y causar severos daños a los bienes públicos en general a la sociedad civil que inocentemente transitan por las calles sin percatarse de todo lo que sucede (fin de la ironía).

Es así como este gobierno pretende, al cerrar los ojos o voltear la mirada, ignorar el clamor popular que ahora cuenta con un medio menos para expresar sus frustaciones y su necesidades.


El gobierno ha comenzado a atizar el carbón aun encendido y no se ha dado cuenta que una briza que llegue desde el lugar indicado puede encender una llama que podría quemar, no sólo sus planes sino también su tiempo.

El país continúa con su rápido descenso hacia un abismo oscuro y al pueblo no le gusta lo que se avecina. Las válvulas de escape se están cerrando y si Hugo piensa que va a poder controlar al pueblo venezolano como Fidel controló a los cubanos, le espera más de una sorpresa. Éste sería un buen momento para poner sus barbas en remojo y sus pies en polvorosa, la pregunta es... ¿Qué puede más? ¿Su terquedad o su cobardía?

¿Será éste el fin de RCTV o del despotismo? Creo que pronto lo sabremos...





Que Dios bendiga esta patria hermosa y la salve del abismo que se la quiere tragar.
Señor, nos estamos ayudando, ayúdanos Tú también. ¡Que así sea!

jueves, 17 de mayo de 2007

Lic. Francisco Scolaro - Carta al Director

Señor Director:

Se necesita vocación y entrenamiento. Sea cual sea el empaque. Porque hay varias clases de idiotas:

los invisibles y los que encandilan.
Los inoloros y los que apestan.
Los insípidos y los que empalagan.
Hay idiotas con toga e idiotas con botas.
Hay idiotas de reciente cosecha y los hay añejados.
Hay idiotas por conveniencia y hay idiotas por convicción.

Todo idiota, sin embargo, tiene su equipamiento básico:

una serie de rasgos peculiares que lo definen y lo separan del resto de la especie. El idiota típico, por ejemplo, no distingue colores ni matices. Ve el mundo en blanco y negro. Alimenta su discurso con dicotomías. Pobres y ricos. Patriotas y lacayos del imperio. Buenos y malos. Capitalismo y socialismo. Bush y el otro. El idiota practica el autoengaño. Cree que maneja a los demás... y los demás lo usan. Lo ponen, verbigracia, a dar insultos a un gringo en tierra ajena, mientras el anfitrión voltea su estrabismo para desentenderse. O algún analfabeto presidente, embutido en un poncho, le organiza un acto de adulación para vaciarle la bolsa mientras habla. El idiota no sabe lo que dice. Usa la lengua pero no el cerebro. Le rinde culto a la consigna. Llama a formar "uno, dos, tres Vietnam", sin recordar el sufrimiento que un solo Vietnam le causó al mundo. O grita a todo gañote "Patria, socialismo o muerte", como opciones alternativas de futuro. Como una amenaza enarbolada a los cuatro vientos, que deja sin espacio a quienes creen en la humanidad, la libertad y la vida. El idiota no sabe sacar cuentas. Se mira en el espejo y grita "¡Somos dos!".

El idiota, en efecto, asocia a su país con tres países pobres y pequeños... y cree que el imperio está temblando. Venezuela, Cuba, Bolivia y Nicaragua se embarcaron en esa aventurilla que es ALBA. Unidos suman unos 50 millones de habitantes. La mitad de los que tiene México. La cuarta parte de los de Brasil. La sexta parte de la población del imperio. Bush no se ha dado ni cuenta de que el ALBA respira. El idiota no sabe que los demás lo ven. Persigue al hombre de su vida (si no existiera Bush lo inventaría) por toda América Latina, y luego dice que aquél lo anda buscando. Monta un show de bostezos y de insultos en un pequeño estadio de un barrio bonaerense y luego va a dormir en el Sheraton Hotel. Prédica y conducta por distintos rumbos. El idiota no tiene identidad política. En Argentina se proclamó hijo de Bolívar, de San Martín, de Tupac Amaru, del Ché Guevara y de Perón. Cuando visita Cuba es hijo de Martí. En Nicaragua es hijo de Sandino. En Perú, de Velasco. En la China, de Mao.

Esa mezcla de padres tan disímiles talvez sea responsable del desorden ideológico que el pobre idiota carga entre verruga y ceja. El idiota prefiere lo parejo. Le tiene miedo a la diversidad. Por eso quiere un partido único donde todos complazcan sus caprichos. Y un pensamiento único que evite la comezón de la disidencia. Y un líder único y eterno, cuyo dedo decida el rumbo el país.

El idiota no asume responsabilidades. La culpa es siempre de otro. Del neoliberalismo. Del imperialismo. De la oligarquía. De los medios de comunicación. De sus ministros, incluso. Es un experto en el arte de lavarse las manos. El idiota se cree grande porque hay otros idiotas que lo aplauden. El idiota se cree tigre de acero. El idiota no sabe que el acero también se derrite.

Saludos

Lic.Francisco Scolaro
DNI 4702585
Palomar
Pcia de Buenos Aires

Gracias "Leyenda" por enviarme el material.

Del éxito al fracaso - PDVSA (1ra. parte)

A pesar de las innumerables propagandas, los incontables minutos de cadena y toda esa retahila de disparates que sólo han servido para malgastar el dinero que pudo convertirlo en el mejor presidente de este país, Hugo Chávez ha logrado con mucho éxito llevar a una de las empresas más sólidas en el mercado petrolero, PDVSA, al fracaso absoluto.

Insultar, maltratar y vejar a un aliado comercial (cuya dependencia de nosotros es bastante fuerte, pero no absoluta) sólo logrará que éste busque la manera de desligarse, de cortar la dependencia y conseguir el producto que le vendíamos en otra parte. Es así pues que uno de los grandes representantes de Venezuela en los Estados Unidos de América, CITGO, caerá inevitablemente en la quiebra, y unos años después en el olvido. Es así como una trayectoria de más de 40 años de excelencia ahora es acosada por un boicott de "no compre su gasolina en Citgo" ocasionada nada más y nada menos que por el discurso "anti-imperialista" del dictador venezolano.

Más aún, si los clientes no terminan tomando represalias contra la compañía, entonces aquellos quienes sienten que el dinero que pagan por un producto será usado para perjudicar o buscar cambiar un estilo de vida que le resulta muy confortable o para financiar y ayudar a grupos que de una u otra manera amenazan su vida e integridad, terminan por tomar la decisión. Por ende nos encontramos este detallito en una estación de servicio que por razones obvias, dejará de comprarle su gasolina a Citgo.
Y procedo a transcribir el texto justo de bajo de "A nuestros queridos clientes:"
¡Cambiaremos la marca de nuestra gasolina Citgo mu pronto!. La razón para este cambio es que Citgo es propiedad de un dictador, Hugo Chavez. Él odia a los Estados Unidos de America y apoya a terroristas. Me rehuso a enviar más dólares a este dictador. My distribuidor actual, PetroSouth es una compañía de dueños americanos de Griffin, Georgia. Ellos han sido mis distribuidores durante muchos años. Garantizamos que nuestro combustible será igual o mejor que cualquiera que usted pueda comprar! La única diferencia que notará es que no aceptaremos las tarjetas Citgo. Todas las demás serán aceptadas. Ciertamente valoramos su negocio. Que Dios bendiga a los Estados Unidos de América!

Una vez más observamos la inusual capacidad que tiene el dictador usurpador de la silla de Miraflores para convertir todo el oro que toca en basura sin valor.
Se produjo un error en este gadget.