lunes, 15 de abril de 2013

Ninguna sorpresa el 14-A

Para aquellos que hablan seguido conmigo, o los que se pasean por este rincón de la red sabrán que yo sabía que se iba a anunciar la victoria de Maduro y nunca algo diferente a eso.

Los Resultados

La demora, las cifras con una diferencia que se acortaba, las numerosas violaciones a la ley electoral y el ventajismo desmesurado y grosero por parte del gobierno, incluyendo 4 de 5 rectores bien identificados con el proceso no podían arrojar resultados distintos.

El CNE anuncia 50,66% de los votos para NM, mientras que a HCR lo sitúan con 49.07% de los votos.

Aún con todo el poderío y las vulgaridades electorales las cifras no pudieron colocarse en 10 o 15 puntos de diferencia como estaban acostumbrados.  Sin embargo, según el árbitro…  ganaron, ¡por ahora!

Los Demócratas

El primero en pronunciarse fue el rector del CNE, valiente por demás, Vicente Díaz.  Este gallardo caballero solicitó al CNE la auditoría del 100% de las papeletas.

Por su parte Henrique Capriles Radonski solicitó la misma auditoría y la revisión de las incidencias del proceso electoral, las cuales suman alrededor de 3200 y afectan más de 300 mil votos.

Poco a poco veremos cómo se suceden las acciones que mostrarán las cifras verdaderas en un tiempo perentorio.

El Régimen

Así, el régimen, porque eso es lo que es este gobierno “anunciado” como electo.  Pase lo que pase, el régimen y sus hienas tienen los días contados en el poder.  No importa lo que crean que pueden hacer.  La nueva imagen del líder tiene tan poco de esa palabra, líder, que no logra inspirar un ápice de respeto y no tiene la actitud necesaria para tomar las decisiones próximas que le procuren dinero para seguir regalando y asumir el costo político que ellas implican.

¿Recuerdan su adorado y recordado Caracazo?  Pues prepárense porque ese mismo Caracazo viene corriendo hacia el gobierno en su edición del siglo XXI que vendrá con todo y su logo de “Hecho en socialismo”.  Y los culpables van a ser Maduro y su combo, porque resulta que Chávez ya se murió y nadie le va a creer a Maduro que un pajarito le dijo que tenía que tomar una decisión que claramente va a ser percibida como que va en contra del pueblo.

El final

Más temprano que tarde, toda esta parafernalia se va a caer.  Las estructuras que soportan al socialismo del siglo XXI se parecen más a un castillo de naipes que a unas sólidas columnas que aguanten el embate de la crisis que está por terminar de arropar a Venezuela en los próximos meses.

Lo dije en mi artículo anterior y lo reitero en este, al ganar Maduro, gana Capriles, puesto que no será el último quien asuma el barranco político que implica tomar las decisiones económicas que hay que tomar para levantar al país de nuevo.

El hecho de que gane Maduro, sólo convertirá a HCR en un héroe cada vez más grande, porque mientras más hondo esté el país en crisis, más grande se verá HCR al hacer que este país retome la gloria perdida en estos años de malversación y exacerbación de la corrupción.

Se produjo un error en este gadget.